comprar beneficios-del-queso-para-la-salud

Sorprendentes beneficios del queso para la salud

¿Sorprendentes consecuencias del queso para la salud?

Saludable y apto para la vejez: eso es lo que algunas personas quieren. Un nuevo estudio demuestra que el consumo de queso también puede desempeñar un papel decisivo.

¿Consumir queso favorece la salud mental?

Un cuerpo sano también incluye buenas capacidades cognitivas. Muchas personas pierden peso a medida que envejecen, lo que conduce a menudo a enfermedades como el Alzheimer o la demencia.

Un equipo de investigación japonés ha descubierto en el marco de un estudio que la dieta puede contribuir decisivamente a mantener saludables capacidades mentales como la atención, la memoria y el pensamiento. Los resultados fueron publicados recientemente por el Instituto Multidisciplinario de Publicaciones Digitales (MDPI).

La dieta puede retrasar el deterioro cognitivo

Según el artículo, en el pasado se han realizado numerosos estudios que han proporcionado información sobre la prevención eficaz de la demencia y, con ello, la mayor preservación posible de las capacidades cognitivas. Un resumen de los resultados de estudios anteriores mostró que la actividad física, el consumo de una dieta mediterránea, el consumo de productos lácteos en la mediana edad y el consumo moderado de vino pueden retrasar o prevenir eficazmente la demencia y el deterioro cognitivo.

En el último estudio, los científicos examinaron cómo el consumo de queso afecta las capacidades cognitivas de las personas mayores, con participantes del estudio tenían 65 años o más. Así, el estudio transversal incluyó a 1.503 adultos japoneses de entre 65 y 99 años que vivían en la comunidad. Los participantes se sometieron a una encuesta geriátrica integral una vez al año o cada dos años.

La atención se centró en los factores asociados con los síndromes relacionados con la edad, como el deterioro cognitivo, las caídas, la incontinencia urinaria, la fragilidad y las limitaciones físicas. Además, se preguntó la frecuencia de ingesta de alimentos en relación con queso, leche, pescado, carne, huevos, productos de soja, patatas, frutas, algas, verduras verdes y amarillas, y grasas y aceites.

Dado que se suponía que la atención se centraría en el queso, los científicos dividieron a los participantes en dos grupos, uno que comía queso y otro que no tenía queso en el menú.

Además de las mediciones físicas como la altura, el peso, la masa muscular, el porcentaje de grasa corporal, la presión arterial y la fuerza de agarre de las manos, también se determinaron las capacidades cognitivas mediante el procedimiento de prueba psicométrica Mini-Mental Status Examination (MMSE). Una puntuación MMSE de 23 puntos o menos se considera una indicación de baja capacidad cognitiva.

Resultado

Los participantes que comían queso con regularidad tenían menos probabilidades de obtener una puntuación de 23 o menos en la prueba MMSE. “Aunque el presente estudio fue un análisis de datos transversales de adultos mayores que viven en comunidades japonesas, los resultados sugieren que el consumo de queso está inversamente asociado con una menor función cognitiva, incluso después de controlar múltiples factores de confusión”, dice el informe de los investigadores. Para aclarar completamente las conexiones, en el futuro serán necesarios análisis longitudinales a gran escala.

¿Qué hay en el queso y por qué es importante el tipo?

El queso contiene muchos nutrientes buenos, como proteínas, vitaminas B2, B12 y A. Sobre todo, el queso también aporta calcio, que es importante para los huesos y los dientes, mantiene estables las paredes celulares y contribuye a la salud de los músculos y del sistema nervioso.

Sin embargo, no conviene exagerar con el consumo de queso. La Sociedad Alemana de Nutrición (DGE) recomienda entre 50 y 60 gramos de queso al día, lo que equivale aproximadamente a dos lonchas. Tampoco se debe excederse en el consumo de variantes muy saladas, como el queso feta y el queso azul, ya que el consumo elevado de sal es un factor de riesgo importante para la hipertensión arterial y el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, especialmente accidentes cerebrovasculares.

Hay poca sal en variedades como la mozzarella, el requesón, la ricotta o el queso emmental. Si quieres evitar por completo el queso y los productos lácteos animales, debes asegurarte de cubrir tus necesidades de calcio con otros alimentos. Entre los buenos proveedores se encuentran las almendras, el sésamo o verduras como las hojas de espinaca, la col rizada, el brócoli, las judías o las patatas.

Source: de.style.yahoo.com/better-life-uberraschende-folgen-fur-gesundheit-durch-kase-112510827.html

 

Carrito de compra
Scroll al inicio